Sonora se prepara porque en las semanas venideras habrá de tomar forma de manera institucional la 4T estatal, que ejercerá el gobierno del estado, la mayoría en el congreso local y un considerable número de municipios cuyas autoridades son emanadas de Morena, con el soporte de la curules federales.

El gobernador electo Alfonso Durazo, cada día revela con mayor claridad la visión que del estado tiene y lo quiere llevar a la grandeza que merece.

La tarea no es fácil y se requiere de un equipo de colaboradores que tenga un elevado grado de eficiencia y de resultados de manera mediata.

Con ello la población sonorense tendrá en claro los alcances de la cuarta transformación en este territorio; donde la red de relaciones que tiene Durazo con los diversos órdenes de gobierno lo ponen como un gobernante envidiable tratándose de capacidad de gestión y respuestas sin mayor espera.

No se le puede desear más que cosas buenas y que el tiempo marque la pauta de las reflexiones sobre la manera de ejercer la gobernanza para un estado que ha generado muchas expectativas en todos los niveles.

En el ámbito municipal -específicamente la capital, Hermosillo- Toño Astiazarán enriquece su acervo sobre la gobernanza.

Para ello ha visitado varios estados del país, observando las mejores prácticas en políticas públicas que seguro le permitirán tomar las mejores decisiones y reducir los márgenes de fallas en las acciones de su gobierno.

Lo anterior también le permite elevar su visión sobre los perfiles de aquellos que serán sus colaboradores y buscar a personas comprometidas, que antes de que se considere son buenos en lo que hacen, sean verdaderamente buenas personas.

Hermosillo tiene un mosaico de ciudadanos de todo Sonora que le apostaron a un gobierno que en campaña se perfiló como de acciones con sentido de urgencia; por ello ya se espera su arranque.

Guaymas -el bello puerto- padece un serio problema en materia de salud pública, y no se trata de los efectos o estragos de la pandemia, sino del colapso del sistema de cárcamos de rebombeo de las aguas negras o residuales.

No hay alcantarilla de drenaje en la ciudad que no esté derramando a borbotones; lo cual se agrava una vez convertido en polvo pues es lo que se respira y aspira en el ambiente.

Sin duda todos los órdenes de gobierno deben ya entrelazar capacidades para resolver de una buena vez lo que puede condenar a Guaymas a una pandemia mucho mayor, poniendo en juego la salud de los porteños.

Cerramos este espacio invitando a que sigamos haciendo conciencia sobre las medidas de prevención contra el covid, considerando que los infantes ya son blanco de los contagios y salud estatal reporta 49 menores con resultado positivo y más de 600 en total contagiados.

Evita la movilidad quedándote en casa si no tienen nada qué hacer fuera de ella con carácter de urgencia; pero verdadera urgencia.

Considera la ventilación permanente de tu hogar o lugar de trabajo, evita lugar con afluencia de personas y usa doble cubre bocas aun cuando hayas sido vacunado.

La salud es el tesoro más preciado de este nuevo siglo, el autocuidado basado en la prevención la fórmula más poderosa para mantenerla.

Con los mejores deseos.

El Republicano.

Compartir

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.