México llegó al Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra las Mujeres con 842 víctimas de feminicidio hasta el mes de octubre, según el gobierno federal, cifras que se traducen en cientos de historias de terror de las que no escapa ningún estado del país.

En el recuento de la ignominia está Baja California Sur, donde se cuentan cinco asesinatos a mujeres por razones de género en lo que va del año, Annel Viridiana, de 24 años; Ana Laura, de 32; Nayelly Guerrero, de 34 años, y Ana Luisa, de 36 año; ésta última, secretaria Ejecutiva de la Universidad Autónoma del Estado, a quien su pareja halló en su propia casa con golpes y una herida punzocortante en el cuello.

Mientras tanto, el destino es incierto para mujeres como María de Los Ángeles Ceseña Amador, de 36 años; Liza Yesenia Reyes Contreras, de 45 años; Fernanda Sánchez Villavicencio, de 21 años; Erika Guadalupe Hernández Gastelum, de 30 años, o Estefanía Atienzo Montes, de 16 años, pues de todas se desconoce su paradero.

Las cosas no pintan mejor en Guerrero, en lo que va de la administración de la morenista Evelyn Salgado han asesinado a dos mujeres en la capital. Una de ellas fue Grecia baleada en la cabeza por un sujeto el 16 de octubre, la noche de ese día, la joven de 20 años salió de su casa tras discutir con su padre, el árbitro de futbol José María Memije y platicaba con un hombre, cuando su asesino le disparó provocándole la muerte de manera instantánea.

Las mujeres en Sinaloa tampoco están seguras, en esa entidad, entre enero y octubre se contabilizaron 39 feminicidios y Culiacán, es el municipio más peligroso. De las víctimas, la mayoría fueron ultimadas con armas de fuego y por sus parejas; dos de ellas, Alondra y Karen, tenían 16 años.

Mientras que a Cinthya Karely, la hallaron el 4 de enero, en el municipio de Navolato, atada a un árbol, ese mismo día, encontraron muerta a otra mujer de 30 años.

A principios de febrero, Carmen, de 58 años, fue asesinada a golpes en su domicilio, presuntamente, por su hijo mayor; a Anahí, de 32 años, la mató su pareja a balazos en su vehículo. El lugar “más seguro”, la casa, también fue escenario del feminicidio de Venencia, de 68 años, perpetrado el 23 de mayo; menos de 15 días después, Rosario, de 37, murió en el Hospital General de Ahome tras la golpiza que le propinó su pareja; a María, de 40 años, también la mató su esposo de un balazo en la cabeza, el 12 de junio, al igual que a Ángela, de 41, en Navolato.

El 4 de agosto, el terror se posó sobre Karen y Alondra, dos adolescentes de 16 años, cuyos cuerpos fueron arrojados a las orillas de un arroyo, fueron halladas tres días después de ser reportadas como desaparecidas.

Yucatán, uno de los estados con mejores números en materia de seguridad, registró entre enero y noviembre, cinco feminicidios. El último ocurrió el 10 de noviembre, cuando Yazmín V.P fue atacada por su ex pareja, Santos B.V, en un campo de futbol de Umán.

Con 62 víctimas, Veracruz está en segundo sitio del ranking de feminicidios a escala nacional, de acuerdo con los datos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (Sesnsp).

De acuerdo al reporte más reciente del Observatorio Universitario de Violencia contra las mujeres, publicado el 21 de octubre pasado, en los primeros 9 meses también se han reportado 411 agresiones y 509 desapariciones de mujeres.

En Chiapas, el Observatorio Feminista contra la Violencia a las Mujeres asegura que de los 184 asesinatos contra este grupo, 61 pueden catalogarse como feminicidios. El organismo apunta que el número de agresiones también aumentó con respecto al año pasado. En lo que va del año han desaparecido 177 mujeres y niñas en territorio chiapaneco, los municipios con mayor incidencia de violencia son Tuxtla Gutiérrez, Tapachula, Tonalá y San Cristóbal de las Casas.

En Quintana Roo, de enero hasta el 30 de septiembre 20 mujeres han sido asesinadas, a pesar de que están activas alertas de género en los municipios de Benito Juárez, Solidaridad y Tulum; una de las últimas víctimas fue apuñalada más de 20 veces en una colonia de Playa del Carmen. Chihuahua también tiene cifras rojas con 42 asesinatos por razón de género, según datos de la Fiscalía General del Estado.

En lo que va del 2020, Nayarit registra cuatro asesinatos de mujeres tipificados como feminicidios, crímenes que ni siquiera la Alerta de Género que emitió la Secretaría de Gobernación para siete de los 20 municipios ha frenado. De los casos que más conmocionaron a los nayaritas fueron los asesinatos de la niña Alejandra, de 13 años, a quien abandonaron entre cañaverales del municipio de Xalisco, y el de una bebé, de un año, Daylin, en Tepic, en marzo pasado.

Compartir